El estiércol como fertilizante orgánico

La fertilización o abonado es un proceso esencial para maximizar la productividad de vuestro huerto. Por lo tanto, debe considerarse el abonado como un proceso esencial si se quiere aprovechar al máximo el potencial de la tierra utilizada para producir vuestros vegetales.

En el pasado reciente, la fertilización orgánica ha pasado a un segundo plano después de la llamada fertilización química.

Este último tipo de fertilización se basa esencialmente en lo que algunos conocedores definen como «la teoría del reciclaje de los nutrientes que la planta extrae del suelo».

Según esta teoría, el suelo es considerado como un mero soporte para las raíces de los vegetales u otras plantas y no como un sustrato activo.

La fertilización química parecía funcionar hasta que se eliminó la fertilidad acumulada en el suelo a lo largo de los años por la fertilización orgánica anterior.

Por consiguiente, se observó que, a pesar de la contribución no mínima de los fertilizantes orgánicos, la fertilidad del suelo no aumentó, sino que muy a menudo incluso disminuyó.

Esto ha llevado a muchos a reconsiderar la utilidad de la fertilización orgánica, a la que podría añadirse eventualmente la fertilización química, aunque esto es algo que nosotros no practicamos ni practicaremos.

En efecto, se ha reconocido que el reciclaje de los nutrientes (hablamos en particular del nitrógeno, el fósforo y el potasio) sólo es útil si la actividad microbiana del suelo mantiene una cierta vitalidad gracias a la fertilización orgánica.

Por cierto, si un suelo está suficientemente fertilizado con fertilizante orgánico, puede que no sea necesario utilizar fertilizantes químicos.

Si comparamos pintorescamente el huerto con un ser humano, se puede decir que si nos alimentamos correctamente, tanto cuantitativa como cualitativamente, casi no hay necesidad de llevar a cabo su integración.

Uso de estiércol como fertilizante


Uno de los mejores fertilizantes de origen orgánico es, sin duda, el estiércol, un fertilizante hecho de hierba seca, paja y excrementos de animales que fermentan y se descomponen.

Hay diferentes tipos de estiércol; los mejores son el estiércol de vacuno, el de caballo y el de pollo, a veces también se utiliza estiércol de conejo y de cerdo.

Estiércol de vaca o novillo (Bovino)

estiercol de vaca

Este estiércol tiene que madurar durante al menos seis meses, meses en los que se humedece de vez en cuando con el líquido que emerge de la masa a medida que se acumula (lixiviados)

El estiércol de vaca es un tipo de fertilizante muy común, a menudo usado para fertilizar vegetales y jardines y es particularmente adecuado para suelos arenosos.

La fermentación de este tipo de estiércol tarda unos seis meses en promedio, pero se necesita al menos un año para obtener del estiércol fresco un producto que pueda ser utilizado de la mejor manera posible.

El estiércol de vaca contiene en promedio 2 % de nitrógeno, 3 % de fósforo y 3,5 % de potasio.

Estiércol de caballo

estiercol de caballo

El estiércol de caballo es absolutamente uno de los mejores fertilizantes; es menos fácil de conseguir que el estiércol de vacuno, pero contiene el doble de nutrientes que éste.

Se trata de un fertilizante ligeramente acuoso que necesita un período de al menos 6-8 meses antes de alcanzar la madurez; entre otras cosas, este tipo de fertilizante no debe utilizarse nunca mientras esté todavía fresco.

Cómo es menos común que el estiércol de otro tipo de ganado, el estiércol de caballo disponible comercialmente es mucho más caro.

Estiércol Ovino

Estiércol de oveja

estiercol de oveja

El estiércol de oveja es menos «valioso» que el de caballo ,pero es particularmente rico en nitrógeno, lo que lo hace adecuado para el abonado de otoño y finales de invierno.

El tiempo de maduracion del estiercol de borrego u oveja es de 4 a 6 meses. Si este se ha ido regando regularmente el tiempo de maduracion sera mas corto (4 meses), por el contrario, si se ha recogido durante la época estival y por algún motivo ha permanecido totalmente seco y/o apelmazado debido a las pisadas continuas de las ovejas, su tiempo de maduracion sera mas lento (6 meses).

De hecho, las necesidades nutricionales de las distintas plantas varían según las estaciones, según en la que nos encontremos, puede que sea preferible utilizar un tipo de estiércol en lugar de otro.

En la fase vegetativa y de crecimiento, las plantas necesitan más nitrógeno que el fósforo y el potasio.

Por esta razón es aconsejable elegir un tipo de abono que tenga una relación N-P-K (nitrógeno-fósforo-potasio) de 2-1-1, es decir, el doble de nitrógeno que los otros elementos básicos.

Por el contrario, para la fase de floración y endurecimiento, son preferibles los tipos de estiércol con mayor contenido de fósforo y potasio que de nitrógeno.

Un estiércol de mantenimiento de plantas equilibrado, como el estiércol comercial que se vende en bolsas, tiene una proporción de 1-1-1 de nitrógeno, fósforo y potasio.

Estiércol de cabra

estiercol de cabra

Las cabras no sólo producen estiércol más fino, sino que su estiércol generalmente no atrae insectos o quema plantas como el estiércol de vaca o de caballo. El estiércol de cabra es casi inodoro y no daña el suelo.

Este fertilizante contiene suficientes cantidades de nutrientes que las plantas necesitan para un crecimiento óptimo, especialmente cuando las cabras tienen camas en los establos.

A medida que la orina se acumula en el estiércol de cabra, el estiércol retiene más nitrógeno, lo que aumenta su poder fertilizante. Sin embargo, este aumento de nitrógeno suele requerir la elaboración de abono antes de su uso.

Su condición de granallado lo hace adecuado para su aplicación directa en jardines de flores y huertos, sin la preocupación de quemar las plantas.

Además, las bolitas son fáciles de esparcir y pueden ser llevadas directamente al jardín. Otra posibilidad es incorporar estiércol de cabra, arena y paja en partes iguales en las camas de primavera, añadiendo más o menos estiércol a lo largo de la temporada, dependiendo de las plantas cultivadas.

Si se desea, se puede añadir estiércol de cabra al jardín en otoño y dejar que se empape en la tierra en invierno. Normalmente se puede comprar estiércol de cabra en centros de horticultura o en granjas y minoristas locales.

Si estás dispuesto a conseguirlo, muchos ganaderos de cabras estarían incluso más que felices de darte estiércol de cabra sólo para darle salida.

Estiércol de pollo (gallinaza)

estiercol de gallina

El estiércol de pollo es otro tipo de abono que puede ser utilizado eficazmente para fertilizar su huerto.

Este estiércol, al igual que el de caballo, no debe utilizarse nunca mientras esté todavía fresco; de hecho, debe colocarse en el suelo después de secarse y picarse cuidadosamente. La maduración completa de este tipo de estiércol tarda entre 6 y 8 meses.

Estiércol de cerdo (porcino)

estiercol de cerdo

El estiércol de cerdo también se utiliza a veces para la fertilización; sin embargo, no es un buen tipo de estiércol porque es muy acuoso y no particularmente rico en nutrientes.

Sin embargo, el estiércol porcino es totalmente válido en la lombricultura.

Puede ser aplicado junto a otros estiércoles para mejorar la mezcla. De esta manera obtendréis un humus de lombriz balanceado.

Estiércol de conejo

estiercol de conejo

El estiércol de conejo no necesita ser compostado primero. De hecho, puede aplicarse en pequeñas dosis directamente al suelo que rodea a las plantas.

Este estiércol es también uno de los más ricos en nutrientes: junto con el nitrógeno, el fósforo y el potasio, el estiércol de conejo contiene calcio, magnesio y zinc. Pero lo mejor es que: ¡el estiércol de conejo es inodoro!

Al igual que con el estiércol de pollo, sólo hay que fertilizar el suelo en la superficie.

También puede mezclarse con el suelo, pero nunca más del 20%.

Humus de lombriz

humus de lombriz estiercol

Hay muchas razones por las que el humus de lombriz es el mejor fertilizante natural para tu jardín y huerta. Veamos algunas de ellas:

  • Está demostrado que el humus de lombriz es el fertilizante con mayor contenido de materia orgánica, ácidos húmicos, microflora, fitoestimulantes y enzimas, estas últimas liberadas por el valioso trabajo de las lombrices.
  • La microflora funciona aumentando la absorción de las raíces, los ácidos húmicos y los fitoestimulantes estimulan el desarrollo del sistema vascular y foliar de la planta, y las enzimas descomponen los nutrientes para que puedan ser fácilmente absorbidos por los pelos de la raíz de la planta.
  • Es muy rico en nutrientes. La concentración de nutrientes en 1 kg de humus de lombriz corresponde a la de 5 kg de estiércol. Además, 1 kg de humus corresponde a 20 kg de estiércol para la contribución de las enzimas y la flora bacteriana. Por lo tanto, menor consumo, menores costos.
  • Retiene la humedad hasta 20 veces su peso.
  • Mejora y renueva la estructura del suelo, reduce la compactación, aumenta la porosidad con efectos beneficiosos para la circulación del aire y la absorción del agua, promueve el desarrollo de la microflora y el crecimiento de las raíces.
  • Es limpio e inodoro.
  • Ideal para las plantas delicadas.

Ceniza de madera como fertilizante

abonar con ceniza

La ceniza de madera es un fertilizante orgánico en el que la composición de los elementos químicos varía según la edad de la planta o arbol que se quemo.

Básicamente la estructura de la ceniza de madera es calcio, magnesio, sodio, potasio. Estos elementos están siempre presentes, sólo pueden cambiar el volumen.

La ceniza vegetal es un fertilizante universal que aumenta la velocidad de asimilación de nutrientes en las células de las plantas. Además, la ceniza normaliza el curso de todos los procesos bioquímicos.

La ceniza de madera se usa en tipos de suelos ácidos para desoxidar y mejorar la composición del suelo.

Para obtener fertilizantes de alta calidad, es mejor usar árboles (caídos o muertos) ubicados en un lugar ecológicamente limpio.

Cuando se usan ramas recolectadas cerca de la carretera, es posible más tarde que tengan acumulación de metales pesados en la ceniza.

La quema de desechos domésticos o materiales sintéticos causaría daños a las plantas fertilizadas con estas cenizas, incluso podría matarlas.

La ceniza de madera es adecuada para todas las plantas, pero algunas lo agradecerán más que otras como; pepinos, berenjenas y en general todas las de la familia de las solanáceas.

Es mejor aplicar la ceniza en otoño para la fertilización de árboles y arbustos, colocándolo alrededor del perímetro del tronco. La principal condición para su acción efectiva es que necesita ser ligeramente enterrada con una capa de Tierra.

Otros tipos de abonos orgánicos menos conocidos

Otros tipos de abonos utilizados para fertilizar el suelo son:

El abono de cuernos (un fertilizante rico en nitrógeno que se obtiene secando y asando cuernos y huesos que se desechan durante el proceso de elaboración industrial de la carne)

La sangre seca (un subproducto de la matanza muy rico en nitrógeno)

La harina de pescado (un producto granulado obtenido de la elaboración del pescado que contiene buenos porcentajes de nitrógeno y fósforo).

Las propiedades del estiércol en la agricultura son innumerables

El estiércol no sólo es útil para la nutrición orgánica del suelo; el estiércol también desempeña otras funciones importantes, incluida la preservación de las propiedades físico-químicas del suelo, por no mencionar la mejora de la estructura del suelo, que en sí misma sería menos valiosa que otras para el cultivo de hortalizas.

Además, el estiércol, con su pH ligeramente ácido, ayuda a reducir la alcalinidad característica de los suelos calcáreos.

Por supuesto, cuando se fertiliza el jardín, hay que prestar atención a la dosis: El exceso de estiércol «quema» las plantas, ya que es un fertilizante rico en nitrógeno pero bajo en potasio, la dosis varía según el cultivo.

Muy bueno para calabazas, calabacines y todas las cucurbitáceas en general, excelente también para tomates y pimientos, para evitar la acumulación de nitratos en las hojas de estas plantas hortícolas (por ejemplo, espinacas).

Cómo fertilizar a base de estiercol

fertilizar con estiercol animal

Para la fertilización del jardín, además del abono, por supuesto, se necesitan algunas herramientas como: pala, rastrillo, etc.

La primera fertilización que se hace en el jardín es una fertilización preparatoria que tiene como objetivo mejorar la fertilidad del suelo hortícola.

En términos generales, el mejor momento para llevar a cabo esta fertilización preparatoria es al final de la temporada de invierno (o, en el mejor de los casos, al final del otoño).

En primer lugar, la tierra debe esparcirse hasta una profundidad de unos 40 cm (esta operación puede realizarse, según el tipo de suelo y su tamaño, con la ayuda de una azada de motor, una pala o un pico).

El abono se distribuirá entonces a lo largo de los surcos hechos y se cubrirá rompiendo los terrones más grandes de tierra.

Con la ayuda de un rastrillo, los terrones más grandes restantes se romperán y nivelarán con cuidado.

El suelo debe dejarse reposar hasta que llegue el momento de sembrar o enterrar las plantas.

En el transcurso del año se realizará una cierta fertilización con suficientes abonos líquidos (orgánicos).

Estos se diluyen en el agua que más tarde se utilizará para el riego.

Estas intervenciones deberán realizarse al menos una vez al mes, excepto en los períodos más calurosos del año.

Una vez más en invierno se puede, si se considera oportuno, intervenir con una nueva fertilización utilizando el abono orgánico que además de su función primaria de nutrición del suelo, servirá para proteger las raíces todavía presentes del frío y proporciona un acolchado al terreno.

Comparte en tus redes sociales: