¿Tus lombrices escapan del vermicompostador? ¡Detén la fuga antes de que sea demasiado tarde!

¿Vuestras lombrices están tratando de escapar en masa de vuestro compostador de lombrices? Por alguna razón, han decidido que su entorno no es adecuado para vivir y han comenzado a temer por sus vidas. ¡Están en grave peligro!

En este artículo, os guiaremos a través del proceso de determinar la razón más probable por la que vuestras lombrices se escapan, y os enseñaremos algunas soluciones rápidas para evitar que huyan antes de que se vayan todas… (¡O algo peor!)

¿Por qué mis lombrices tratan de huir?


¿Están viviendo en un nuevo entorno?

Si tus lombrices se han mudado hace poco, es posible que les cueste adaptarse al nuevo vermicompostador porque se han criado en una materia prima concreta y probablemente en un lombricultivo abierto y espacioso.

Si las lombrices son nuevas y no están acostumbradas a su nuevo hogar, hay que darlas un par de días para que se aclimaten. Mientras tanto, puedes dejar una luz encendida sobre el compostador de lombrices, ya que a las lombrices no les gusta la luz y volverán a la cómoda oscuridad de su lecho de lombrices. Si tras unos días las lombrices todavía quieren escapar, lee este artículo completamente para remediarlo cuanto antes.

Si el compostador de lombrices lleva ya tiempo funcionando y las lombrices tratan de huir de repente, seguramente sea debido a una de estas cuatro causas:

  • La temperatura
  • Valor del pH
  • Contenido de humedad
  • Mala ventilación

Si tu vermicompostera tiene problemas con uno (o más) de estos factores, el hogar de tus lombrices se asemejara más a un «antro» que a un bonito chalet. Tu lombricultivo se ha convertido en una trampa mortal, por lo que tus lombrices querrán mudarse. En la siguiente sección aprenderás a averiguar qué factor está causando problemas en tu compostador de lombrices.

Hay una última causa posible que no debemos olvidar mencionar: el cambio de clima. Las lombrices pueden percibir los cambios en la presión del aire y se adaptarán instintivamente a ellos. Las tormentas eléctricas y otros «cambios climáticos repentinos» obligarán a tus lombrices a subir a la parte superior del vermicompostador.

Recuerda que las lombrices respiran a través de su piel. Así que si perciben la posibilidad de que llueva, estas pueden intentar huir en consecuencia para protegerse de morir ahogadas. Si alguna vez has caminado por la calle en un día lluvioso de abril, sabes exactamente de lo que estamos hablando.

Si tus lombrices viven en una zona propensa a las tormentas, su huida seguramente no se deba a ninguno de los cuatro factores que mencionamos anteriormente. Sin embargo, si tus lombrices siguen intentando escapar después de que la tormenta haya pasado, definitivamente algo va mal, y necesitas averiguarlo lo antes posible.

¿Cómo averiguar qué falla en mi vermicompostador?

Recuerda que los cuatro factores más probables de que tus lombrices escapen son también las cuatro condiciones ambientales que están completamente bajo tu control. Comprueba la temperatura, el pH, el contenido de humedad y la correcta aireación de tu compostador de lombrices. Estos consejos rápidos te ayudarán a controlar estos factores fácilmente.

Control de temperatura

Las lombrices y los humanos disfrutan de un rango de temperatura similar. A temperaturas superiores a 10ºC e inferiores a 30ºC tus lombrices estarán más felices y saludables.

Ante un problema (como una fuga masiva de lombrices), cuando no tienes un termómetro, debes tocar con tu mano el compostador de lombrices para tratar de estimar la temperatura interior.

Traslada tus lombrices a un lugar sombreado y más fresco si crees que la temperatura interior es muy elevada, y a un lugar más cálido si por el contrario crees que pasan frío.

Una vez que hayas resuelto el problema, debes revisar regularmente la temperatura de vermicompostador con un termómetro adecuado para tal fin, aunque podría servirnos cualquier termómetro en caso de que no dispongamos de uno fabricado para tal fin.

De esta forma, siempre sabrás con seguridad que tus lombrices están a salvo y evitaras otra posible «gran fuga» relacionada con la temperatura en un futuro.

Valor del pH

El pH (o Potencial Hidrógeno) es esencialmente una medida de acidez en el sustrato de tu vermicompostador. Se mide de 0 (ácido) a 14 (básico). Un valor de pH de 7 se considera neutro. El rango de pH óptimo para las lombrices de tierra es de 6 a 7, pero pueden sobrevivir en un ambiente con un pH de 8 o ligeramente inferior a 5.

Si no tienes un medidor de pH, intenta hacer una prueba de olor fácil y rápida. ¿Percibes un olor desagradable a moho y a humedad? Si el olor no es correcto, las lombrices pueden escapar debido a un desequilibrio de pH.

¿Les has dado de comer cítricos últimamente? Los cítricos (como naranjas, pomelos y limones) son altamente ácidos y pueden aumentar el pH de tu lombricompostador más allá de la zona de confort de las lombrices, no decimos que no puedan añadirse, pero siempre con moderación.

Por lo cual, si has añadido recientemente frutas cítricas, retíralas del vermicompostador hasta estar seguros de si ese era realmente el problema.

Si no has añadido cítricos recientemente y crees que aún tiene problemas de pH, machaca unas cáscaras de huevo y mézclalas con el lecho de lombrices.

Ten en cuenta que una vermicompostera con mal olor no siempre significa que existan problemas con el pH. La única manera de saber realmente cuando sufres problemas de pH es medir el pH de tu compostador de lombrices con un medidor preciso.

Humedad

Puede que no os quede mucho tiempo, ¡vuestras lombrices podrían estar en peligro!

Para comprobar de forma sencilla el nivel de humedad de vuestro vermicompostador, realizar la «Prueba de compresión». Simplemente debéis coger un poco de sustrato y presionarlo con vuestras manos. Si el nivel de humedad de la vermicompostera es óptimo, veréis una o dos gotas de agua escurriendo por vuestras manos.

Si veis un goteo constante o chorrito, vuestro compostador de lombrices está demasiado húmedo. Añadir un poco de sustrato o paja seca para que absorba el exceso de humedad y tener cuidado de no añadir ningún resto orgánico rico en humedad hasta que los niveles bajen de nuevo a donde deberían estar.

Si el lecho está arenoso, seco y desmenuzable, tendréis que añadir agua al sustrato. Con una regadera o pulverizador, regar uniformemente hasta que esté lo suficientemente húmedo.

Revisar el vermicompostador de nuevo en unos minutos. Después de que el agua se haya filtrado al resto del compostador, debéis comprobar el nivel de humedad de nuevo. En un futuro, podéis prevenir el exceso o falta de humedad revisando el sustrato del lombricompostador regularmente con un medidor de humedad (higrómetro), de esta manera detectamos el problema antes de haber perdido a parte de las lombrices.

medidor de humedad ph temperatura luz
Puedes adquirir un medidor de pH, temperatura, humedad y luz «todo en uno» como este, por poco más de 15€ en la plataforma Amazon.

Ventilación

Tus lombrices también pueden estar huyendo en búsqueda de oxígeno.

Ya mencionamos que el pH no es lo único que puede causar el mal olor de un compostador de lombrices. Tu lombricompostador también puede tener mal olor porque se ha vuelto anaeróbico. Cuando el lombricompostador se vuelve anaeróbico, las bacterias anaeróbicas que producen mal olor se multiplicarán porque no hay suficiente oxígeno en el vermicompostador.

El nivel correcto de oxígeno es crucial para la supervivencia de tu lecho de lombrices, por lo que un vermicompostador con mal olor es un buen indicador para tomar medidas inmediatamente.

Técnicamente, un vermicompostador anaeróbico es el resultado de un problema de humedad, pero a los efectos del presente artículo distinguiremos entre ambos.

Si sospechas que tu compostador de lombrices puede haberse vuelto anaeróbico, voltea cuidadosamente el sustrato para romper los grumos y crear canales a través de los cuales el oxígeno pueda penetrar en el lombricompostador. ¡Ten cuidado de no dañar a tus lombrices durante este proceso!

Deja la tapa de tu vermicompostador abierta durante unos 30 minutos después de darle la vuelta para que el oxígeno renovado penetre bien en el sustrato. Vigila a tus lombrices para asegurarte de que no se fugan mientras ventilas el vermicompostador.

Cuando todo lo demás falla…


Ofréceles a tus lombrices un poco más de espacio


Cabe la posibilidad de que tu compostador de lombrices esté demasiado lleno y que ellas se escapen porque simplemente necesitan más espacio. Las lombrices ajustan instintivamente su comportamiento de apareamiento guiándose por el tamaño del vermicompostador.

Sin embargo, si accidentalmente se introducen demasiadas lombrices en un compostador demasiado pequeño, pierden su capacidad de autorregular su población. (¡Puede que elijan reproducirse más rápido, pero nunca elegirán morir más rápido!)

Imagina vivir en una habitación individual llena de gente donde la gravedad aplasta a unos contra otros. No suena muy divertido, ¿verdad? Tus lombrices naturalmente comenzarán a huir en busca de un lugar para vivir más cómodas.

Echa un vistazo a tu compostador de lombrices. ¿Tienen suficiente espacio en su lecho como para compartirlo?

Fuera lo viejo, dentro lo nuevo

Algunos desechos orgánicos pueden ser irritantes para ciertos tipos de lombrices. Los hay que contienen sales que secan la piel de las lombrices y dificultan su respiración. Tal vez el lecho de sustrato que preparaste era perfecto para las lombrices, pero estaba contaminado con productos químicos que no podías ver. En este caso, intenta cambiar el material orgánico del lecho, ¡podría ser tóxico para ellas!

Esto sucede sólo en raras ocasiones. En nueve de cada diez casos, los problemas de fuga de lombrices se deben a la temperatura, al pH, a la humedad o a la ventilación, pero es el último recurso cuando nada parece funcionar para detener la huida. Salva a tantas lombrices como puedas y con suerte serán mucho más felices en su nuevo hogar.

Prevenir futuras fugas de lombrices

por que huyen mis lombrices

Si la temperatura, la humedad y/o el pH están desequilibrados o tu vermicompostador se ha vuelto anaeróbico, tus lombrices se sentirán incómodas. Asegúrate de revisar constantemente estos parámetros en tu compostador de lombrices para evitar futuros problemas. Si haces un buen trabajo de monitoreo y mantenimiento de la lombricompostera, mantendrás la salud y el bienestar de tus lombrices durante los próximos años.

Si eres nuevo en el compostaje con lombrices, aprende más sobre las lombrices, las técnicas adecuadas de compostaje con lombrices perfeccionadas por lombricultores experimentados como Lombritec, y los problemas que pueden surgir en un vermicompostador para que puedas detenerlos antes de que comiencen.

Recuerda, aunque tus semanas sean muy ajetreadas, ¡cuida de tus lombrices cada semana! Sólo te llevará unos minutos y te ahorrará mucho tiempo a largo plazo. Tendrás una semana aún más ajetreada si sufres otra fuga masiva de lombrices más adelante.

¿Y ahora qué?

Ahora que hemos logrado evitar las fugas y hemos resuelto los problemas de nuestro lombricompostador, puede que te preguntes: ¿Y ahora qué?

Puedes convertirte en un profesional de la lombricultura y prevenir problemas como este en el futuro. Simplemente siguenos a traves de nuestra página de Facebook, es completamente gratis y estarás siempre al día, gracias a los trucos y recomendaciones de verdaderos expertos en lombricultura.

El cuidado adecuado de un vermicompostador es de suma importancia para crear un ambiente sano y feliz donde las lombrices puedan hacer lo que mejor saben hacer: comer, hacer caca y reproducirse.

Si te gusta su increíble capacidad de reciclaje y el excelente material de compostaje que proporcionan, ¿por qué no agradecérselo manteniendo su hogar como si de un hotel de cinco estrellas se tratara?

Mide y, si es necesario, corrige los niveles de riesgo en tu compostador de lombrices, te aseguramos que si te tomas esto en serio; tendrás éxito en la salud, felicidad, productividad y velocidad de reproducción de tu pequeño ejército de lombrices rojas.

Comparte en tus redes sociales: