Las torres de lombrices o tubos de lombrices son una idea increíble para convertir los desechos de comida en humus de lombriz.

A diferencia del compostaje de lombrices, que requiere que las lombrices, el lecho y la comida se coloquen en algún recipiente con la idea de cosechar el valioso humus de lombriz, la torre de lombrices es una innovación de la “permacultura” diseñada para reciclar los residuos de comida y fabricar humus de lombriz sin tener que salir del jardín.

¿Qué es una torre de lombrices?

Una torre de lombrices es básicamente un tubo de PVC de 4 pulgadas con agujeros perforados en la parte inferior. Esto permite a las lombrices ir y venir a su elección, como si de un albergue se tratara.

La teoría sostiene que las lombrices de compost entrarán en la torre de lombrices, comerán los residuos de comida, saldrán de la torre de lombrices y depositarán sus valiosos excrementos alrededor del jardín, aireando el suelo en el proceso.

A primera vista, es un concepto fascinante y probablemente atractivo para los jardineros y pequeños agricultores, que no han de preocuparse por llevar un seguimiento y/o mantenimiento del vermicompostador o lombricultivo. Sólo hay que tirar los residuos de comida y ver cómo el jardín se desarrolla.

Hemos visto muchos videos en internet, blogs especializados, etc., que aseguran que este sistema es infalible, por lo que decidimos ponernos manos a la obra con el para poder escribir este articulo.

Pero…tras investigar a fondo este sistema y llevar a cabo nuestros propios experimentos, hemos llegado a la conclusión de que este sistema “hace aguas” por varios motivos.

Por qué no nos convencen las torres de lombrices

Las torres de lombrices se introducen profundamente en el suelo, pero…las “lombrices de compost” o lombrices aptas para compostar no habitan en la capa interior del suelo.

Las especies de lombriz adecuadas para compostar son la lombriz roja californiana (eisenia foetida) y la especie Eisenia Hortensis. Ambas son ideales para transformar los desechos orgánicos en valioso fertilizante orgánico (humus de lombriz).

Perooo… aquí encontramos el primer problema… Y es que estas lombrices solo habitan sobre la capa superior del terreno de las zonas más húmedas. Se cobijan y se alimentan del manto vegetal (ramitas, hojas, musgos, etc.) que cubre bosques y praderas; ¡Pero “NO EXCAVAN GALERÍAS” a través del suelo!

funcionamiento de una torre de lombrices

En otras palabras; las lombrices comunes de tierra no se dedican a compostar desechos orgánicos, al menos no de esta manera. Así que no podéis esperar que se coman los restos de comida, salgan de la torre (o el tubo) de lombrices, hagan sus deposiciones junto a los tomates de la huerta y vuelvan al buffet libre de nuevo para reiniciar el proceso.

Cierto es, que cuando estas lombrices emergen a la superficie arrastran con ellas parte del manto superior, convirtiéndolo en vermicompost e introduciendolo de nuevo en la tierra, pero no necesitan ni sienten predilección por un tubo lleno de desechos orgánicos. A estas especies no las interesa en absoluto…

Esto debería ser un problema para el jardinero o agricultor, pues viene a decir que un tubo de PVC enterrado y relleno de residuos orgánicos, no se convertirá necesariamente en humus de lombriz.

Más bien se convertirá en un tubo de PVC lleno de comida podrida, o en el mejor de los casos, con el paso del tiempo se formara algo parecido a un “compost vegetal”, pero en el proceso, se calentará, atraerá plagas y despedirá olores desagradables.

Las torres de lombrices no tienen superficie

La mejor densidad de almacenamiento para que las lombrices “composteras” procesen adecuadamente los alimentos es de aproximadamente 5Kg por metro cuadrado de superficie. Este número es independiente de la profundidad; un recipiente de 1/2 m2 contiene aproximadamente el mismo número de lombrices, aunque tenga 30 pulgadas o 1 metro de altura.

La tubería de PVC más grande disponible de venta al público es de 4 pulgadas de diámetro, el tamaño de las tuberías de desagüe más grandes que suele usarse en las casas residenciales comunes. También es el tamaño que aparece en casi todos los videos de YouTube que hablan sobre los beneficios de las torres de lombrices.

Así que hagamos cuentas. Un tubo de 4 pulgadas de diámetro le ofrecerá a las lombrices una superficie útil de 0,3 m2. Teniendo en cuenta el espacio útil del que disponen las lombrices, podrá albergar un número bastante insignificante de lombrices.

Así que si pensáis usar torres de lombrices para alimentar a vuestras lombrices o mejorar el sustrato de vuestro huerto, tendréis que aceptar una de estas dos afirmaciones: se procesaran muy pocos residuos orgánicos, o en el caso que decidas aumentar el número de tubos, tu patio podría parecer una especie de cementerio de arte abstracto.

Una idea muchísimo más buena, sería la de utilizar un cubo de unos 15 o 20 L de capacidad con la parte de abajo recortada, es mucho más cómodo, menos trabajoso y aumentará exponencialmente la superficie útil en cm2.

Aunque tras algunas pruebas, hemos de confesar que nos encontramos ante un problema similar al anterior, y es que las lombrices ideales para compostar como la lombriz roja californiana (eisenia foetida), no habitan en el subsuelo, por lo que sigue siendo muy difícil que consigan llegar hasta ese cubo.

¡Los tubos de PVC no son precisamente respetuosos con el medio ambiente!

Sí, el PVC se usa muy a menudo bajo tierra en todo tipo de aplicaciones residenciales e industriales. Pero el PVC, también conocido por el cloruro de polivinilo, que suena menos benigno, no está diseñado para que otra parte que no sea su superficie “encerada” esté expuesta al suelo.

Pero al cortar parte del tubo y perforar decenas de agujeros en sus lados, estáis exponiendo al suelo de vuestros jardines al cloruro de vinilo, etiquetado como un cancerígeno humano del Grupo A por algunas organizaciones de la salud.

Dicho lo cual, creemos que algunos experimentos carecen de los elementos imprescindibles para tener éxito sobre el terreno, bien sea debido al exceso de marketing, a cierta ignorancia sobre el tema en cuestión o a pura matemática… este es solo otro de esos proyectos que están abocados al fracaso antes siquiera de comenzar.

Creemos sinceramente, que la idea de la torre de lombrices es una idea con muy buena intención, pero con muy mala “flotabilidad” si nos permitís utilizar esta jerga náutica para definirlo. “Si se tratara del diseño de un barco, este haría aguas por todos lados”

Nuestra recomendación al respecto

Un proyecto mucho menos descabellado y a la vez mucho más fácil de llevar a cabo es el de fabricar vuestro propio compostador de lombrices.

Podéis echarle una ojeada a algunos artículos de nuestro blog en los que explicamos cómo hacerlo correctamente de una forma muy sencilla.

Respecto a las lombrices; lo ideal sería comenzar con un núcleo de unas 1000 lombrices, pero si no queréis gastar mucho dinero en esto, podéis comenzar haciendo un pedido de 200 o 300 lombrices a un lombricultor de confianza. Después solo tendréis que alimentarlas y esperar pacientemente a que se reproduzcan para que vuestro compostador de lombrices funcione al 100%. 

En el siguiente artículo os dejamos las pautas básicas para acertar a la hora de realizar un pedido de lombrices a través de Internet: 

En cualquier caso, esta opción siempre será más rápida y fiable que la de intentar reclutar a estas obreras utilizando el “famoso tubo de lombrices”, y aunque ahora no te lo parezca, también será más económico a largo plazo.

Comparte en tus redes sociales: